DOBLETE DE CHAIKOVSKI, KAUFMAN EN SALZBURGO Y LA FURA DELS BAUS

La primavera trae a las salas nuevas propuestas muy atractivas. Por primera vez retransmitimos un ballet de Matthew Bourne, el mayor talento británico de las últimas décadas, conocido por el desenlace de ‘Billy Elliot’. Será ‘La Cenicienta’ el 15 de abril. También disfrutaremos de montajes muy recientes, como el ‘Fausto’ que La Fura dels Baus estrenó en el Teatro Real con Piotr Beczala de protagonista (14 de mayo); incluso de la primera producción adaptada a los tiempos de pandemia: un ‘Rigoletto’ que la Ópera de Roma trasladó al enorme Circo Máximo (jueves 6 de mayo) para garantizar la distancia de seguridad tanto en el patio de butacas como en el escenario. Por último, estaremos de celebración: el 29 de abril, Día Internacional de la Danza, lo festejaremos con ‘El lago de los cisnes’ desde París; y nuestro homenaje al centenario del Festival de Salzburgo continuará con ‘Fidelio’, el 22 de abril, con Jonas Kaufmann y escenografía de Claus Guth.

ABONOS MENSUALES Y LOS TÍTULOS MÁS CONOCIDOS

Aunque la pandemia de Covid-19 dejó a medias la anterior temporada, la nueva normalidad exige cambiar el enfoque. En vez de plantear un trimestre completo, la oferta cultural avanzará de mes en mes; no resulta fácil anticipar qué sucederá más adelante. Las entradas podrán adquirirse por separado o en abonos conjuntos (por ejemplo: tres títulos desde Sydney, 24€). Por la misma razón, las grabaciones serán en diferido y no habrá directos. Asimismo, los cines optarán por títulos populares de Verdi o Rossini, idóneos para retomar el contacto. Ya habrá tiempo para las producciones experimentales. Por supuesto, se garantizan las medidas sanitarias pertinentes, como la reducción de aforo, la desinfección y otras normas de seguridad perfectamente compatibles con la comodidad del público.

Nuestras Sesiones de Ópera y Ballet

Il trovatore (Centenario del Festival de Salzburgo)Il trovatore (Centenario del Festival de Salzburgo)
PRÓXIMAMENTE

Il trovatore Centenario del Festival de SalzburgoPendiente de calificación

A cualquier otro le podría abrumar el peso de la historia, pero no a Anna Netrebko. Il trovatore llevaba cuatro décadas sin verse en Salzburgo, donde el listón lo marcó Karajan en 1962, cuando reunió a Corelli, Leontyne Price, Bastianini y Giulietta Simionato (acaso “los cuatro mejores cantantes del mundo”, como, según Toscanini, exige la obra de Verdi). En agosto de 2014, el director del festival austriaco, Alexander Pereira, se despedía del cargo, y quiso emular aquel póquer de estrellas. La gran soprano del siglo XXI, Netrebko, deslumbra en uno de sus papeles de cabecera, Leonora, carnosa, intensa, todo sensibilidad. Plácido Domingo, pese a la edad y al cambio de registro, domina la escena, y el lírico Francesco Meli ha nacido para el repertorio verdiano. En cuanto a Daniele Gatti y la filarmónica de Viena, como un reloj.

En nuestros cines continuamos la celebración de los cien años de Salzburgo con esta sorprendente producción de Alvis Hermanis. El letón, que ya había convencido aquí con Die Soldaten, ironiza sobre esta ópera: es de sobra sabido que solo la música de Verdi compensa el absurdo libreto de Salvatore Cammarano. Indefendible, apolillado, hoy queda como una pieza de museo. Por eso, nada mejor que desarrollar la trama en una pinacoteca (quizá el Louvre o el Prado). Los protagonistas son sus guías turísticos y guardias, aunque llegan a mimetizarse con los cuadros.

Grabada en directo en 2014. Centenario del Festival de Salzburgo

En italiano con subtítulos en castellano

FECHA ESTRENO:14/05/2021
DURACIÓN:145 min.
DIRECTOR:Daniele GattAlvis Hermanis
REPARTO:Anna Netrebko (Leonora), Francesco Meli (Manrico), Plácido Domingo (Conde de Luna), Marie-Nicole Lemieux (Azucena), Riccardo Zanellato (Ferrando), Orquesta
GÉNERO:

Música en la gran pantalla

Cine y ópera están más vinculados de lo que parece. En los siglos XVIII y XIX, las creaciones de Mozart o Rossini cumplían la misma función que hoy las películas: entretener al público. Asombrar con efectos escénicos, intrigas, romances apasionados. Con el tiempo, adquirió un tinte intelectual, incluso elitista. Pero en pleno siglo XXI, el cine rescata a la ópera y la renueva. La gran pantalla nos introduce de lleno en la acción, los primeros planos nos hacen enamorarnos de los cantantes, los movimientos de cámara dinamizan, el sonido en estéreo nos envuelve. Y en el intermedio brindamos con cava. Como en el teatro. Pero para todos los bolsillos.

¡Disfruta de unos primeros planos increíbles!