Ballet

Rusalka Teatro Realrecomendado para edades A

En mayo de este año, el Teatro Real alzó el premio más importante de su historia: mejor compañía del mundo en los International Opera Awards, considerados los Oscar de la música escénica. Sumó muchos puntos el inmenso esfuerzo de Joan Matabosch y su equipo por mantenerse abiertos al público en los peores tiempos de la pandemia. Ningún ejemplo mejor que Rusalka: se sobrepuso a la segunda ola, al miedo... ¡incluso a la lesión del tenor! Eric Cutler cantó con muletas tras romperse el tendón de Aquiles.

No importó. La obra maestra de Dvořák merecía un triunfo como éste, después de un siglo sin oírse en Madrid. A la claridad orquestal de Ivor Bolton, el carisma de Karita Mattila y la elegancia del planteamiento de Christof Loy -elogiado por su Capriccio de Strauss- se sumó la entrega de la soprano lituana Asmik Grigorian, capaz de caminar en puntas. El montaje se lo exige: la protagonista, en vez de una ninfa del agua, es una joven lisiada que sueña con ser bailarina de ballet. Y lo consigue a cambio de una renuncia: quedarse muda. Igual que en el libreto de Jaroslav Kvapil (basado en el cuento La sirenita, de Andersen), donde la aspiración de la ondina es vivir el amor humano.

Aún desconocida para parte del público, Rusalka es la ópera checa por antonomasia. El autor de la Sinfonía del nuevo mundo la completó tres años antes de morir, en 1901. A la influencia de Wagner -atmósfera sinfónica, leitmotiv- incorporó el folclore eslavo, la frescura de las melodías populares y una delicada caracterización. Inolvidable la Canción de la luna.

FECHA ESTRENO:04/11/2021
DURACIÓN:180 min.
DIRECTOR:Ivor Bolton
REPARTO:Asmik Grigorian, Eric Cutler, Karita Mattila, Katarina Dalayman
GÉNERO:Ballet
El cascanuecesEl cascanueces
PRÓXIMAMENTE

El cascanuecesrecomendado para edades A

En Moscú, en Berlín, en Nueva York… no hay Navidad sin su Cascanueces. Nuestros cines volverán a sumarse a la fiesta con el ballet de Chaikovski. Una pieza perfecta por su breve duración, su música accesible (que no sencilla) y un argumento de fantasía. De las innumerables versiones, la del Royal Ballet es la referencia mundial. La produjo en 1984 el británico Peter Wright, primero bailarín, más tarde director asociado de la compañía. Como coreógrafo, revisó piezas clásicas del repertorio como Giselle o este título, último episodio de la triple colaboración entre el compositor y los geniales Marius Petipa y Lev Ivanov.

Si tres décadas después mantiene la vigencia no solo se debe a la perfección técnica del cuerpo de ballet, ni siquiera a los decorados festivos y el vestuario colorista, sino sobre todo a su credibilidad y energía. Wright, ya cercano a los 95 años, todavía acude a algunas representaciones y toma notas. Reputado narrador, quería “que cada paso conectase con el público”. La producción ha ido enriqueciéndose y cambiando desde su estreno: a Clara, la niña protagonista, la han bailado estrellas, estudiantes, jóvenes en ascenso. Drosselmeyer, antes siniestro, ahora es un mago benevolente. Aquí, como ya hiciera en 2018, nos asombrará la argentina Marianela Núñez, el ruso Vadim Muntagirov, la imparable Anna O’Sullivan y el prodigio portugués Marcelino Sambé, Premio nacional de Danza en 2017.

FECHA ESTRENO:28/12/2021
DURACIÓN:140 min.
DIRECTOR:Barry Wordsworth
REPARTO:kane Takeda, Cesar Corrales, Christopher Saunders, Isabella Gasparini
GÉNERO:Ballet